novedades
 SEARCH   
 
 

21.09.2016 Críticas  
Una obra sin sorpresas

El Teatro La Latina de Madrid acoge desde el pasado 18 de septiembre nuevas funciones de la comedia TAXI. Taxi es una comedia (en su versión original lleva por título “Run for your wife”) escrita por el dramaturgo Ray Cooney, y que Josema Yuste y Alberto Papa-Fragomén se encargan de dirigir.

El mismo Josema Yuste protagoniza la función junto a Alfredo Cernuda y Sergio Fernández “El Monaguillo”, con la colaboración de Esther del Prado, Amparo Bravo y Javier Losán.

TAXI nos presenta la historia de un taxista casado con dos mujeres que no es capaz de decidirse por una de ellas puesto que, según dice, ama a ambas por igual. Con cada una vive en un barrio diferente –Chamartín y Chamberí- lo que le lleva a tener que planificar perfectamente sus horarios. Todo cambia cuando el taxista tiene un accidente que le deja inconsciente y se lo tienen que llevar al hospital, puesto que su nombre aparece por partida doble -ambas mujeres han denunciado su ausencia- en la comisaría de ambos barrios.

En esta versión se muestran de manera continua y veloz unos gags tras otros. A veces, incluso, no te ha llegado el regusto del anterior gag cuando ya está acabando el siguiente. Supongo que esto tiene como objetivo provocar la risa de manera rápida y constante en los espectadores pero, lógicamente, no se puede mantener el mismo nivel a lo largo de toda la función. Algunos son mejores que otros, más brillantes y capaces de sacar una buena carcajada; otros en cambio son extremadamente flojos y obvios… Esto nos hace pensar en el tipo de humor característico de “Martes y Trece” que seguramente gran parte del público quiere encontrase cuando va a ver la obra.

La puesta en escena –los dos salones de las casas en los que el taxista vive con sus respectivas mujeres- es la propia para llevar a cabo el ritmo rápido de la función. Continuas entradas y salidas, puertas que se abren y se cierran, personajes que van y vienen… Quizá en determinados momentos, a partir de la segunda mitad de la obra, todo esto se desarrolle de manera confusa puesto que a mi parecer hay algún actor mal situado en la escena.

Por su experiencia en el mundo del humor y sus papeles en otras comedias, ambos protagonistas, Josema Yuste y El Monaguillo, se desenvuelven con facilidad y de manera cómoda en sus respectivos papeles. Por su parte, los dos personajes femeninos pasan sin pena ni gloria por la obra. Es más, en la escena final pierden todo el valor que podrían haber ido adquiriendo en el transcurso de la función.

En definitiva, TAXI es una comedia divertida, apta para pasar una tarde entretenida, que da lo que promete sin grandes sorpresas.

Crítica realizada por Patricia Moreno

Volver


CONCURSO

  • COMENTARIOS RECIENTES